Flores para la novia: tendencias para tu ramo en 2019

 En Uncategorized

Con la primavera a la vuelta de la esquina, seguro que muchas de vosotras os encontraréis ultimando los detalles de vuestra boda.

De pronto vuestra agenda está repleta de anotaciones que os recuerdan que por fin ha llegado el momento de dar los últimos retoques a la organización, finalizar el reparto de invitaciones o llevar a cabo las últimas pruebas de vuestro vestido de novia, y eso hace que os sintáis constantemente dentro de un remolino de emociones que combina ilusión y nervios en la misma proporción.

 

Si faltan entre 2 y 3 meses para la fecha de tu enlace, ha llegado el momento de reunirte con tu florista para diseñar tu ramo de novia- uno de los elementos con más protagonismo y peso dentro de cualquier bridal look– y por eso he pensado que os resultaría interesante conocer qué opciones existen a la hora de escoger vuestro ramo, qué criterios debéis tener en cuenta y cuáles serán las tendencias que pisarán más fuerte en el escenario de la composición floral este 2019.

 

¿Quieres saberlo todo para escoger el ramo de novia perfecto?

Sólo tienes que acompañarme en este recorrido por mis estilos favoritos de flores para novias.

 

 

Fotografía © Ruth Roldán

 

El clásico que nunca falla

Si piensas en un ramo de novia, es probable que la primera imagen que venga a tu cabeza sea la de un precioso y tradicional bouquet.

Este tipo de ramo se caracteriza por su composición limpia y ordenada en la que las flores adoptan la forma de una esfera compacta y en la que los tallos tienen una longitud entre media y corta; lo más habitual es que se confeccione con variedades suaves y románticas como las rosas y peonías acompañadas de otras flores más pequeñas que ayuden a restar monotonía al conjunto.

Los bouquets se adaptan a casi cualquier estilo de vestido y ceremonia y son elegantes y atemporales, por eso siempre resultan una apuesta segura.

Si escoges este tipo de ramo no debes olvidar que la manera correcta de sujetarlo es por la parte superior de la empuñadura, con la mano cerca de la base de las flores, ni que -según dicta el protocolo- el ramo de novia se lleva en la mano derecha para poder sujetarse suavemente con el brazo izquierdo del novio o padrino.

 

 

Fotografía © Liven Photography

 

Silvestre y con personalidad

Ha sido la tendencia más importante durante los últimos años y en 2019 seguiremos disfrutando de ramos desestructurados, frescos y expresivos.

Lo que más me gusta de este estilo de ramo es que transmite naturalidad y juventud y me encantan para novias femeninas que buscan aportar un punto desenfadado a vestidos delicados y repletos de romanticismo.

Para que un ramo desordenado resulte armónico es muy importante escoger con cuidado su tamaño y el de las flores que lo compondrán. Ten en cuenta que los ramos silvestres tienden a tener un tamaño más bien grande porque se utilizan elementos voluminosos como ramas de eucalipto, varas de astilbe o plumeros de pampa para lograr asimetrías, de tal modo que -si eres de complexión menuda- quizá no sea el tipo de ramo de novia más adecuado para ti.

Además de sobre su volumen, déjate asesorar también por tu florista sobre la paleta de color perfecta para tu ramo teniendo en cuenta las variedades disponibles en el momento de celebración de tu boda y procura que los tonos elegidos resulten armónicos con el resto de la decoración floral pero sin ir necesariamente a juego para dar protagonismo a tu ramo de novia.

 

Fotografía © Savia Bruta

 

Empápate de flores

Después de un tiempo dormidos, los ramos en cascada vuelven a ganar posiciones en las elecciones de las novias más atrevidas. Un estilo de ramo que no es apto para todos los públicos y que exige ir acompañando un vestido sencillo, de líneas depuradas y que esté dispuesto a ceder protagonismo a las flores.

Si te decantas por este tipo de ramo, asegúrate de que lo confeccione un profesional experimentado que domine esta técnica, porque los ramos en cascada requieren de un proceso específico de composición que hace que las flores permanezcan en su posición original sin desmoronarse ni desprenderse.

Los ramos en cascada resultan perfectos en bodas minimalistas en las que todo el peso visual se centrará en las flores porque aportarán el contrapunto ideal al conjunto para que no resulte sobrio en exceso.

Encarga un prendido con las mismas flores de tu ramo para el novio y házselo llegar la mañana de la boda con un mensaje especial.

 

Fotografía © Lorena San José

 

Lo más nuevo

La tendencia más innovadora para esta temporada se llama hoop bouquet y consiste en apostar por la deconstrucción conceptual del ramo de novia.

En lugar de un arreglo en forma de ramo, las novias más atrevidas llevarán hasta altar coronas vegetales y aros de mimbre decorados con flores para lograr un efecto sorprendente sin renunciar a lo romántico.

Si quieres que el resultado sea -literalmente-redondo, prueba a incorporar el concepto hoop a otros elementos de tu boda, dándole continuidad en la decoración. Puedes incluir réplicas de tu ‘ramo’ como parte del seatting plan y regalarlos después del banquete a tus amigas para pasarles el testigo de novia del año.

 

 

Fotografía © Sara Frost

Para novias sofisticadas

Los ramos pageant o ‘de presentación’ son otro clásico que se mantiene año tras año entre los modelos más escogidos por aquellas que buscan un estilo elegante y con encanto para su look de novia.

Este estilo de ramo se reconoce fácilmente por la longitud de los tallos con los que se prepara y porque está pensado para llevarlo reposado sobre el brazo de la novia.

Suelen ser ramos monovarietales –las calas o las rosas de tallo largo son ideales para su confección– y encajan a la perfección con ceremonias sencillas y vestidos sin grandes volúmenes: una elección a medida para novias clásicas y con un toque contemporáneo.

No debes olvidar que es habitual que este tipo de ramos tengan ‘derecho’ y ‘revés’, por lo que deberás ser especialmente cuidadosa a la hora de sujetarlo para que la parte más vistosa quede siempre a la vista.

Recuerda también que, por norma general, un ramo de novia nunca se sujeta con las dos manos -salvo para realizar una fotografía-, que la altura más indicada para llevarlo es la de tu cadera y que -si lo dejas reposar en le suelo o en otra superficie durante la ceremonia o la firma del acta matrimonial- es mejor que lo coloques de tal modo que las flores apunten a tus invitados o al fotógrafo.

 

Fotografía © La Fotografía de tu Boda

 

Con estilo y corazón

Seguro que en tu carpeta de inspiración muchos de tus ramos favoritos tienen como protagonista su empuñadura.

Si tienes claro que uno de los imprescindibles de tu ramo de novia serán las cintas, los encajes u otro tipo de adornos en la parte de los tallos de las flores, entonces el tuyo será un ramo tipo domo.

Este estilo de ramo también se conoce como posy, bonche o clutch y lleva años reinando en bodas de novias delicadas y románticas que quieren aportar un plus de encanto a su look nupcial.

Para dar un golpe de personalidad a esta tendencia apuesta por empuñaduras de cintas largas en terciopelo o gasa desflecada o prueba a incluir un retal de encaje de tu propio vestido que cubra el tallo de tu ramo.

Mi detalle favorito de este tipo de ramo de novia es que ofrece infinitas posibilidades a la hora de incluir detalles sentimentales que harán que este elemento cobre un papel especial en algún momento de la boda.

Bordar en el lazo un mensaje especial para la persona a la que piensas entregar el ramo o prender de él un pequeño dije o medalla que te haya prestado una amiga pueden ser algunas de las mil ideas que puedes poner en práctica si quieres que el tuyo sea un ramo con historia.

 

¿Ya tienes en mente el ramo de tus sueños?

Nos vemos muy pronto con un nuevo post lleno de inspiración para tu boda.

 

Cristina & co.

Entradas Recomendadas

Dejar un comentario

Contacto

Ahora mismo no estamos disponibles, pero puedes enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

0